Jueves, 27 de julio de 2017
Foto

¡Escucha, Maduro...! ¿Entiendes, Andrés...?

Según los primeros reportes de prensa, una abrumadora mayoría de venezolanos repudió al dictador Nicolás Maduro en el plebiscito opositor de ayer domingo.

 Como saben, millones de venezolanos se movilizaron para votar contra los afanes golpistas de Maduro, lo que significa la mayor expresión de repudio a una dictadura que nació hace 18 años con una zanahoria idéntica a la que hoy ofrece en México ese aprendiz de dictador llamado Andrés Manuel López Obrador.

 La tragedia venezolana arrancó —como seguramente recuerdan— cuando un militar golpista y profundamente populista aprovechó el descontento general contra la clase política venezolana y —con un discurso idéntico al que hoy pregona AMLO en México— ofreció la salvación de la patria y la consolidación democrática.

 Sin embargo, 18 años después y muchas generaciones de venezolanos condenados a la miseria —y con un país en ruinas—, el mundo conoce no solo la tragedia y el fracaso de los “gobiernos bolivarianos”, sino la represión criminal de Maduro contra una sociedad que, a pesar de todo, no se rinde.

Por eso —y a reserva de conocer con detalle los resultados de la consulta popular—, ya es posible detectar las primeras lecciones de una movilización social ejemplar para el mundo y que —para el caso mexicano— es una poderosa llamada de atención.

Y es que, a querer o no, Venezuela es hoy el mejor ejemplo de la tragedia que puede vivir México bajo un gobierno populista y golpista como el que propone AMLO.

 Pero, al mismo tiempo, la lección de dignidad y el ejemplo de tenacidad de los venezolanos que enfrentan con uñas y dientes al dictador Maduro, son una lección formidable para muchos mexicanos ciegos y sordos a los peligros del populismo y el mesianismo que representa López Obrador.

 Y las lecciones están a los ojos de todos

 1. La primera lección, como queda claro, es para el dictador Maduro. Y es que con la movilización masiva, millones de venezolanos lanzaron un “¡basta…!”. Grito que por supuesto no escuchará un sátrapa ciego y sordo. Pero el grito de los venezolanos se escucha en todo el mundo, donde cada vez son menos los gobiernos y los ciudadanos que respaldan al dictador.

 2. En México, la lección venezolana es particularmente importante. ¿Por qué? Porque en nuestro país sigue latente un populismo tardío — que paradojas aparte va de salida en el sur del continente—, mientras que en EU floreció inesperadamente con el gobierno de Trump.

 3. Y es que el populismo de Chávez y Maduro —que destruyó la democracia venezolana— es idéntico al populismo que practica y pregona López Obrador, quien a través de su partido Morena pretende instaurar en México una dictadura copia de la venezolana y emparentada con el gobierno sátrapa de Donald Trump.

 4. Lo curioso es que a pesar de las evidencias del desastre y la tragedia en Venezuela; a pesar de que son abrumadoras las pruebas de que el de Chávez y Maduro es un gobierno represor y criminal, AMLO, Morena y su claque permanecen callados ante el desastre, frente a la tragedia y los crímenes de Maduro.

5. ¿Cuándo condenarán Morena, sus líderes y su dueño las atrocidades del dictador Nicolás Maduro? ¿Cuándo veremos que Morena, AMLO y su claque se desmarcarán de la dictadura de Maduro?

6. Parece que no lo veremos nunca, a pesar de que la lección de ayer fue una severa llamada de atención para los fanáticos de la dictadura de Maduro. Y es que mientras que AMLO hace intentos engañosos por desmarcarse del venezolano y de su gobierno dictatorial, cada vez son más aplastantes las pruebas de que Morena, Maduro y AMLO son la misma amenaza.

7. El partido Morena, como quedó demostrado en días recientes, es una “cabeza de playa” del gobierno de Maduro en México. Más aún, los principales directivos de Morena son aplaudidores públicos de Maduro y fanáticos de su dictadura, en tanto que el principal partido aliado de Morena, el PT, de Alberto Anaya, no solo elogia a Maduro, sino que prende incienso al dictador de Corea del Sur.

8. La caída de Maduro parece cada día más cercana. El dictador puede engañar a muchos durante mucho tiempo, pero no engañará a todos todo el tiempo. En México, Morena, AMLO y su claque dictatorial no podrán engañarán a todos todo el tiempo, a pesar de la numerosa y activa legión de idiotas a sueldo.

 Lo cierto es que a pesar de una feroz campaña para destruir la democracia mexicana y para debilitar la credibilidad ciudadana en las instituciones, las lecciones venezolanas caerán en tierra fértil en México.

Al tiempo.